Esclavos, mujeres y sociedad moderna

Marie-Olympe-de-Gouges

En 1793 la misma Revolución que había proclamado la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, mandaba a la guillotina a Olympia de Gouges. Su delito era haber pretendido que se aprobara una Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, en ella se decían cosas como que “… si la mujer tiene el derecho de subir al cadalso, debe tener también igualmente el de subir a la Tribuna“. El problema de fondo estaba en que para que las mujeres subieran a la Tribuna debían abandonar el papel que tenían asignado por la sociedad, lo cual crearía dificultades a los hombres libres (sólo los hombres…) para ejercer su importante y trascendente papel de ciudadanos.
Muchos siglos antes Aristóteles, autor de “Ética a Nicómaco”, una obra que todavía hoy sirve de referente en la filosofía de la Moral y la Ética, justificaba la esclavitud. Sin los esclavos no era posible la Polis, su trabajo era indispensable para que los hombres libres (sólo los hombres…) pudieran ejercer sus obligaciones como ciudadanos.La historia está llena de grandes palabras, de grandes conceptos e ideales que parecen referirse al conjunto de la humanidad, pero en muchas ocasiones sólo tratan de lo que una minoría obtiene a costa de oprimir a la mayoría. Cuando hoy hablamos de las conquistas de la sociedad moderna, de su desarrollo científico y tecnológico, del bienestar alcanzado por sus ciudadanos ¿no estamos refiriéndonos a una pequeña parte de los seres humanos? ¿no será una minoría la que disfruta de esos beneficios, obtenidos a costa de la explotación de la gran mayoría?
Anuncios
Published in: on 05/07/2009 at 5:48 PM  Comments (1)  
Tags: , ,