Qué vivan los Mercados

Mercados financieros

¡Ya está! Por fin tenemos la bendición de los sacrosantos Mercados Financieros y la Bolsa sube… El milagro ha resultado muy sencillo, sólo se trataba hacer lo que ellos ordenaban, no aumentar los ingresos del Estado sino reducir sus gasto:

– Reducir de las retribuciones del personal del sector público en un 5% de media en 2010 y congelarlas en 2011.

– Suspender para 2011 la revalorización de las pensiones.

Eliminar el régimen transitorio para la jubilación parcial previsto en la ley 40/2007.

Eliminar el "cheque-bebé" de 2.500 euros a partir del 1 de enero.

Reducir la ayuda oficial al desarrollo entre 2010 y 2011 en 600 millones de euros.

Nada de hacer una reforma fiscal, nada de revisar las SICAV( Sociedades de Inversión de Capital Variable) donde las grandes fortunas tributan el 1% por el capital y el 18% por los beneficios del mismo, mientras que las rentas del trabajo lo hacen en una escala que va del 24 al 43, nada sobre los impuestos sobre el patrimonio… ¡Eso no le gusta a “los mercados”! ¡Eso haría bajar la bolsa!

Los ciudadanos tienen razón en sus valoraciones: Si la política se pliega a los dictados de los que controlan la economía ¡Para qué queremos políticos!

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Published in: on 12/05/2010 at 12:52 PM  Comments (3)  
Tags: , ,

Cuba, ¿dictadura del proletariado?

normal_bicitaxi-habana-viva-cuba-libre-grafiti

“…es un hecho conocido e indiscutible que es imposible pensar en un gobierno de las amplias masas sin una prensa libre y sin trabas, sin el derecho ilimitado de asociación y reunión.” (Rosa Luxemburgo)

Estos día he seguido con interés el debate que se ha suscitado en la globosfera de izquierdas en torno a la muerte del disidente cubano Orlando Zapata. Muchas opiniones me han parecido acertadas, otras despreciables, me recordaban demasiado el argumentario jusficativo del franquismo, algunas bien intencionadas pero desconcertadas… quizás el desconcierto provenga del miedo a que cualquier crítica a las acciones del Gobierno de la Habana pueda interpretarse como un apoyo al criminal bloqueo que sufre el pueblo cubano.

Quiero hablar claro: Todo mi apoyo y simpatía para el pueblo cubano pero toda mi condena para el régimen cubano.

Yo que me hice comunista para combatir una dictadura no puedo apoyar ninguna otra, adopte el nombre y el ropaje que adopte. No puedo aceptar que el ideal de justicia e igualdad, en una sociedad sin clases, sirva para justificar la opresión de las personas que no piensan o actúan conforme al dictado de sus dirigentes.

Puede algunos me consideren un “traidor a la causa” por escribir esto, así pues me gustaría citar lo que mi admirada Rosa Luxemburgo escribió en su libro “La Revolución Rusa (Un examen crítico)”:

“Sin elecciones generales, sin libertad de prensa y reunión, sin contraste libre entre las diversas opiniones, la vida muere en todas las instituciones públicas, se convierte en algo aparente donde la burocracia es el único elemento que permanece activo. Es una ley a la que nadie puede escapar. La vida pública se adormece poco a poco; unas docenas de jefes del partido, con una energía inagotable y un idealismo sin límites, dirigen y gobiernan; entre ellos, en realidad, la dirección se halla en manos de unos pocos (…) y una élite de la clase obrera es convocada, de vez en cuando, a reunirse para aplaudir los discursos de los jefes y votar por unanimidad las resoluciones que se les presentan. Es, por tanto, el gobierno de un grupito; una dictadura, es cierto, pero no la dictadura del proletariado

“La libertad sólo para los que apoyan al gobierno, sólo para los miembros de un partido (por numeroso que este sea) no es libertad en absoluto. La libertad es siempre y exclusivamente libertad para el que piensa de manera diferente.”

Convendría dejar de adorar a Santa Rosa Luxemburgo y leer lo que escribió.

Published in: on 26/02/2010 at 9:05 PM  Comments (5)  
Tags: , ,

República y republicanismo

Republica

"Las instituciones son la garantía del gobierno de un pueblo libre contra la corrupción de las costumbres, y la garantía del pueblo y del ciudadano contra la corrupción del gobierno."

Louis Antoine Léon de SAINT JUST

 

Recientemente a la pregunta de si era republicano contesté: “Depende…”. Creo que el preguntador llegó a la conclusión de que o bien era monárquico o de que, al menos, no cuestionaba la realeza.

Desde luego no soy monárquico, me parece una deficiencia democrática que el Jefe del Estado lo sea por cuna y no como resultado de un proceso electoral. Pero considero que la República por sí sola no garantiza la democracia, ni mucho menos la justicia. Conozco unas cuantas repúblicas en las que no me gustaría vivir.

Me parece que en algunas ocasiones se utiliza la declaración de republicano más como una etiqueta para diferenciarse que como un auténtico compromiso con los valores del republicanismo.

 

Yo quisiera que España fuera una República porque llegáramos a ser ciudadanos y no personas portadoras de derechos o, simplemente, contribuyentes. Porque la libertad no fuera la ausencia de interferencias sino la ausencia de dominación (Petit), lo cual presupone emancipación política, pero también emancipación social.

En una de las muchas libretas con anotaciones que tengo desperdigadas por mi casa hay una cita que creo que resume muy bien cual debería ser el espíritu del republicanismo: “…es necesaria la igualdad porque todos los seres humanos somos iguales y es necesaria la libertad porque todos somos diferentes. Cada persona es responsable de encontrar su propio camino hacia la felicidad, pero la sociedad a través del Estado es responsable de que la probabilidad de conseguirlo sea la mayor posible y de que no se haga a costa de los de los demás.”

Pues eso: ¡Qué viva la República republicana!

P.D.: Pido disculpas por no poner el autor de la cita, pero en ocasiones no lo anoto en mis libretas ¡Muy mal hecho!

Published in: on 10/01/2010 at 10:05 PM  Comentarios desactivados en República y republicanismo  
Tags: ,