Señoras sabias, que no expertas

carro-de-compra-diseno

En una entrada de este blog ya mencioné una tienda de mi barrio en la que se organizan grandes debates. Se trata de un pequeño y antiguo establecimiento en el que todavía se pueden encontrar patatas, verduras, huevos y otros productos “de aldea”. La mayoría de la clientela está formada por señoras mayores, bastantes de ellas viudas, que llevan comprando allí “toda la vida”, yo soy uno de los escasísimos hombres que la frecuento.

En esta tienda los debates son frecuentes y variados, se discute sobre enfermedades, cotilleos televisivos, situación económica, política nacional e internacional…, siempre moderados por la tendera, que deja de despachar mientras ejerce esta función. Mi opinión sobre algunas cuestiones suele ser bastante respetada, la circunstancia de salir de vez en cuando en los periódicos debe darme una cierta autoridad, y el hecho de arrastrar un carrito de la compra adquirido en “Los Chinos”, dotarme de fiabilidad.

Estos días las discusiones están centradas en el análisis de las últimas medidas económicas del Gobierno, sobre todo en lo referente a pensiones y al atraso de la edad de jubilación. Las conclusiones son claras y contundentes: Cuando las cosas van bien siempre ganan los mismos y cuando van mal pagamos los de siempre. Con los de arriba no se atreven, sólo saben machacar al obrero ¡Son todos iguales!

Ya sé que estas señoras no son “expertas”, carecen de la formación y de la información precisa para serlo… Experto era el señor Tietmeyer cuando, siendo Gobernador del Bundesbank, vaticinó que los mercados, capaces de regularse a sí mismos, serían “los gendarmes de los poderes políticos”; expertos eran los que en el Foro de Davos pusieron a Lehman Brother como ejemplo de buena gestión financiera; expertas son las agencias de calificación de riesgos que ahora han decretado que el déficit de la economía española es de alto riesgo mientras que hace años dieron la máxima valoración a los activos tóxicos que acabaron infectando a la economía mundial…

Las señoras de la tienda no son expertas, pero quizás sean sabias.

Published in: on 05/02/2010 at 9:33 PM  Comentarios desactivados en Señoras sabias, que no expertas  
Tags: , ,

Mujeres bajo el franquismo: “En casa y con la pata quebrada”

seccionfemenina

En el anterior artículo recordaba que este año se celebra el centenario de la conquista del derecho de la mujer a incorporarse a las universidades españolas en igualdad de condiciones. Durante la IIª República se aprobó (1 de Octubre de 1931) el voto femenino y se comenzaron a dar los primeros pasos hacia el reconocimiento de la igualdad legal entre mujeres y hombres.

Pero este proceso fue interrumpido por la dictadura franquista. El nacionalcatolicismo tenía muy claro cual debía ser el papel de la mujer en la sociedad:

 

A través de toda la vida, la misión de la mujer es servir. Cuando Dios hizo el primer hombre, pensó: “No es bueno que el hombre esté solo”. Y formó la mujer, para su ayuda y compañía, y para que sirviera de madre. La primera idea de Dios fue el ‘hombre’. Pensó en la mujer después, como un complemento necesario, esto es, como algo útil”. (Sección Femenina. Formación Político-Social, primer curso de Bachillerato, 1963)

“Una mujer que tenga que atender a las faenas domésticas con toda regularidad, tiene ocasión de hacer tanta gimnasia como no lo hará nunca, verdaderamente, si trabajase fuera de su casa. Solamente la limpieza y abrillantado de los pavimentos constituye un ejemplo eficacísimo, y si se piensa en los movimientos que son necesarios para quitar el polvo de los sitios altos, limpiar los cristales, sacudir los trajes, se darán cuenta que se realizan tantos movimientos de cultura física que, aun cuando no tiene como finalidad la estética del cuerpo, son igualmente eficacísimos precisamente para este fin”. (“Teresa”, revista de la Sección Femenina, marzo de 1961. Reportaje sin firma)

La vida de toda mujer, a pesar de cuanto ella quiera simular -o disimular- no es más que un eterno deseo de encontrar a quien someterse. La dependencia voluntaria, la ofrenda de todos los minutos, de todos los deseos y las ilusiones, es el estado más hermoso, porque es la absorción de todos los malos gérmenes -vanidad, egoísmo, frivolidades- por el amor”. (“Medina”, revista de la Sección Femenina, 13 de agosto de 1944)

La mujer sensual tiene los ojos hundidos, las mejillas descoloridas, transparentes las orejas, apuntada la barbilla, seca la boca, sudorosas las manos, quebrado el talle, inseguro el paso y triste todo su ser. Espiritualmente, el entendimiento se oscurece, se hace tardo a la reflexión: la voluntad pierde el dominio de sus actos y es como una barquilla a merced de las olas: la memoria se entumece. Sólo la imaginación permanece activa, para su daño, con la representación de imágenes lascivas, que la llenan totalmente. De la mujer sensual no se ha de esperar trabajo serio, idea grave, labor fecunda, sentimiento limpio, ternura acogedora”. (Padre García Figer en “Medina”, revista de la Sección Femenina, 12 de agosto de 1945)

Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo. Especialmente, su plato preferido. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero (…)

En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así no le presiones o estimules la intimidad. Si tu marido sugiera la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es siempre más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes”. (“Sección Femenina “, 1958)

Si queréis entregaros a Dios en el mundo, antes que sabios (ellas no hace falta que sean sabias, basta que sean discretas), habéis de ser espirituales, muy unidos al Señor por la oración”. (Escrivá de Balaguer, "Camino", Máxima 946)

 

Ya se que algunos dicen que hay que “pasar página” a esa etapa de nuestra historia, pero ¡habrá que pasarla después de haberla leído!

Published in: on 28/01/2010 at 11:54 AM  Comments (2)  
Tags: , ,

Mujeres en las universidades españolas

 

220px-Clara_Campoamor_(Lucas_Alcalde)_Madrid_02

Hace cien años se publicaban las Reales Ordenes que regulaban la admisión de hombres y mujeres en la Universidad en igualdad de circunstancias. José Luis López Bulla recuerda en su blog (“Metiendo Bulla”) que de aquella conquista salieron intelectuales y científicas de la talla de María de Maeztu, Victoria Kent, Margarita Nelken, Clara Campoamor, Rosa Chacel y María Zambrano.

También plantea Pepe Luis si “… ¿no sería cosa de que alguien pensara en organizar una celebración seria (aunque por todo lo alto) para conmemorar el significado de aquella conquista aprovechando ese ritual del centenario? Es cierto que determinados centenarios tienen características chorras y no es infrecuente el papanatismo. Pero hay fechas muy señaladas y ésta lo es.”

Yo me sumo a la propuesta y, por si sirve de algo, he creado un grupo en Facebook para promocionarla.

Published in: on 25/01/2010 at 9:09 PM  Comments (1)  
Tags: , ,

Las mujeres de Gijón se amotinan (1898)

Cimadevilla

Pamela Beth Radcliff es una historiadora norteamericana que realizó su tesis doctoral sobre los movimientos sociales en Gijón. Dicha tesis está publicada, en forma de libro, por la Editorial Debate con el título <<De la movilización a la Guerra Civil – Historia política y social de Gijón (1900-1937)>>. Bajo mi punto de vista, lo más interesante de este trabajo de investigación histórica es la atención que presta a la vida en los barrios obreros,así como al papel específico de las mujeres en las luchas sociales de la época.

No me resisto a trascribir, a pesar de su extensión, el relato de un acontecimiento ocurrido en Gijón en Mayo de 1898, “[…] cuando miles de mujeres se echaron a las calles para expresar su indignación por un detestado impuesto sobre los alimentos, el consumo. Comenzó en el barrio obrero más antiguo, Cimadevilla, cuando un agente de aduanas confiscó dos pescados a una pescadera que no había pagado el nuevo impuesto sobre el pescado. Inmediatamente, las otras vendedoras del mercado de pescado cerraron sus puestos y marcharon con su pancarta hasta el ayuntamiento, que estaba nada más salir del barrio. Como el alcalde se negó a hablar con ellas, salieron de nuevo a la calle y se dirigieron a la fábrica de cigarros de Cimadevilla. Allí convencieron a las a las mil ochocientas cigarreras de que se unieran a ellas. La multitud de más de dos mil mujeres y niños regresó al ayuntamiento, pero al no recibir más que silencio de los funcionarios municipales, empezó a recorrer las fábricas, pidiendo a todas sus trabajadoras que salieran.”

Por la tarde, ante la falta de respuesta de las autoridades, la manifestación se volvió violenta. Se asaltaron algunas fábricas de alimentos, se quemaron documentos de la oficina de administración del consumo… Las autoridades locales llamaron a los soldados para <<calmar>> a las manifestantes, pero los tiros al aire no consiguieron más que aumentar la excitación. Al llegar la noche, las mujeres se marcharon voluntariamente a sus casas.

Al día siguiente, los disturbios se reanudaron, con una violencia nunca vista en Gijón, según los periódicos. Primero las mujeres cerraron la oficina donde los agricultores registraban sus productos. Después saquearon varias panaderías (una de ellas propiedad de un notable republicano) y la fábrica de chocolates de Zarracina. Sacaron a la calle los sacos de cacao, café y canela y los vendieron a los transeúntes por una pequeña fracción de su precio de mercado. […] Desde el punto de vista de las amotinadas, la comida, ya se tratara de artículos básicos o de lujo, debía estar al alcance de todos.

A estas alturas, los gobiernos municipales y regionales habían coordinado ya una respuesta, y el gobernador civil, hablando desde el balcón del ayuntamiento, prometió a la multitud abolir los consumos. Hubo nuevos gritos, pidiendo que se destituyera al alcalde, y una comisión de mujeres presentó una petición al alcalde, solicitando su dimisión. Ante tal perdida de confianza en su autoridad, el alcalde accedió a retirarse. El anuncio de su dimisión arrancó gritos de júbilo de la multitud, que por fin se marchó pacíficamente a sus casas.”

Pero ¿cual fue la actitud de las fuerzas progresistas masculinas de la ciudad? Los republicanos criticaron el desprecio a la propiedad privada, el Partido Socialista desaprobó oficialmente el motín y la prensa obrera dijo que los participantes <<eran gente sin ideas>> y <<alborotadores arcaicos>>

Al fin y al cabo, cosa de mujeres…

Published in: on 24/07/2009 at 7:22 PM  Comments (2)  
Tags: , ,

Tina Marrón

Mi padre decía que siempre daban las Medallas al Mérito en el Trabajo a quienes nunca habían “dado un palo al agua”. Yo acabé compartiendo esa opinión al constatar que ese galardón casi siempre recaía en folclóricas o en destacados jerarcas del Régimen cuyo máximo trabajo había sido levantar mucho el brazo e inclinar mucho más la cerviz ante el Caudillo. Por eso cuando se le entregó a Tina Marrón esa distinción sentía que era un honor para la Medalla el ir a para a manos de esta mujer.

Pero ¿quién es esta mujer? ¿Quién es esta mujer que ayer tenía dificultades para alcanzar al micrófono de de la Delegación del Gobierno en Asturias?:

Celestina Marrón Llaneza nació en Pando, un pueblecito de Lada (Langreo), el 29 de junio de 1926. Como miembro de una familia republicana, tras la caída del Frente Norte, sufrió los avatares de la represión. Su padre fue asesinado cuando Tina tenía sólo 9 años, siendo sus enseres robados e incendiada su casa. Con 10 años comenzó a trabajar como criada en una casa de Grado, llegando incluso a tener que dormir en la pocilga de sus empleadores.

A los 20 años se casa, separándose con 27 años y quedando a cargo a sus dos hijos de 5 y 6 años, uno de ellos enfermo. Ya de regreso a Langreo su militancia antifranquista la llevaría a tratar con los clandestinos Ángel León Camblor y Horacio Fernández Inguanzo, que se refugiaban habitualmente en su casa. Su papel en las huelgas de 1962 fue especialmente activo, tanto en las movilizaciones de las mujeres como por haber ejercido como corresponsal de Radio España Independiente (la “Pirenaica”) bajo el seudónimo de “Amapola asturiana de pura cepa”. También formó parte del aparato de propaganda clandestina del PCE.

Para poder sacar su casa y a sus hijos adelante se dedica a todo tipo de trabajos: hace y vende cupones, trabaja en las escombreras escogiendo carbón y al mismo tiempo aprende a bordar, para poder compaginar el trabajo en la escombrera con el bordado por encargo. Hasta que en el año 1966 entra a trabajar en los comedores mineros del Pozo Candín de HUNOSA, donde por fin fue asegurada a la Seguridad Social.

Se podría pensar que Tina, con su edad y su historia, actualmente se dedica a disfrutar de un merecido descanso. Pero no es así, la encontraremos en todos los actos (reuniones, concentraciones, manifestaciones..) en los que esté CC.OO., atendiendo a los afiliados que van a la Federación de Pensionistas y jubilados de Gijón y participando en cualquier charla o curso de formación que le parezca interesante.

¡Tina es todo un ejemplo a seguir!

Published in: on 17/07/2009 at 11:08 AM  Comentarios desactivados en Tina Marrón  
Tags: , ,

Esclavos, mujeres y sociedad moderna

Marie-Olympe-de-Gouges

En 1793 la misma Revolución que había proclamado la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, mandaba a la guillotina a Olympia de Gouges. Su delito era haber pretendido que se aprobara una Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, en ella se decían cosas como que “… si la mujer tiene el derecho de subir al cadalso, debe tener también igualmente el de subir a la Tribuna“. El problema de fondo estaba en que para que las mujeres subieran a la Tribuna debían abandonar el papel que tenían asignado por la sociedad, lo cual crearía dificultades a los hombres libres (sólo los hombres…) para ejercer su importante y trascendente papel de ciudadanos.
Muchos siglos antes Aristóteles, autor de “Ética a Nicómaco”, una obra que todavía hoy sirve de referente en la filosofía de la Moral y la Ética, justificaba la esclavitud. Sin los esclavos no era posible la Polis, su trabajo era indispensable para que los hombres libres (sólo los hombres…) pudieran ejercer sus obligaciones como ciudadanos.La historia está llena de grandes palabras, de grandes conceptos e ideales que parecen referirse al conjunto de la humanidad, pero en muchas ocasiones sólo tratan de lo que una minoría obtiene a costa de oprimir a la mayoría. Cuando hoy hablamos de las conquistas de la sociedad moderna, de su desarrollo científico y tecnológico, del bienestar alcanzado por sus ciudadanos ¿no estamos refiriéndonos a una pequeña parte de los seres humanos? ¿no será una minoría la que disfruta de esos beneficios, obtenidos a costa de la explotación de la gran mayoría?
Published in: on 05/07/2009 at 5:48 PM  Comments (1)  
Tags: , ,