Se acaba el verano y se acerca la huelga

Huelga General Este mes de Agosto he viajado mucho. Sin moverme de casa, visité Atenas y Estambul de la mano de Petros Márkaris, hice un par de salidas al Vigo de Domingo Villar, regresé a Celama, el reino de Luis Mateo Díez, y hasta fui invitado a conocer Murcia por Jerónimo Tristaste.

Pero uno no puede evitar el recaer constantemente en ese trasnochado y retrógrado vicio del sindicalismo. Confieso que en la última recaída ha tenido una notabilísima responsabilidad Celestino Corbacho, cada vez que abre la boca este señor dan ganas de hacer una huelga general…

Se acaba el verano y se acerca el 29 de Septiembre, así que no está de más volver a leer el Manifiesto de CC.OO. y UGT:

 

Las Confederaciones Sindicales de CCOO y UGT hemos adoptado la decisión de iniciar un proceso de movilizaciones, que culminará con la celebración de una huelga general el próximo 29 de septiembre, para expresar el contundente rechazo de los trabajadores y trabajadoras de este país a las políticas de recortes sociales y supresión de derechos de los trabajadores decretadas por el Gobierno, bajo el amparo y excusa de directrices europeas.
El Gobierno español y los europeos han defraudado a los ciudadanos a quienes representan. Los brutales ajustes económicos que se están adoptando como terapias de choque para salir de la crisis económica son injustos socialmente, regresivos laboralmente y equivocados económicamente porque comprometen las posibilidades de crecimiento económico y de creación de empleo.

El Gobierno español, además, se ha enmendado a sí mismo provocando un giro radical en su política económica y social, que ahora se orienta de forma clara, en primer lugar, a un severo recorte del gasto público que recae fundamentalmente sobre las espaldas de los trabajadores y de los pensionistas. En segundo lugar, a una reducción de la inversión pública que frenará el crecimiento económico y la creación de empleo, y que tendrá como principales víctimas a los trabajadores en paro, y, en tercer lugar, impone una reforma laboral que elimina derechos de los ciudadanos en sus puestos de trabajo.

MANIFIESTO

Tras una actuación irresponsable de las organizaciones empresariales, centradas exclusivamente en obtener réditos en el abaratamiento de las condiciones de trabajo y el debilitamiento de los trabajadores, el Gobierno ha optado por una desregulación laboral que puede continuar con otros recortes sociales y laborales.

La reforma laboral
  • No servirá para crear empleo.
  • No reducirá la dualidad del mercado laboral y aumentará la temporalidad.
  • Facilita y abarata el despido, porque se amplían las causas para hacerlo más fácil y se reducen los derechos indemnizatorios de los trabajadores.
  • Refuerza el poder empresarial para modificar unilateralmente las condiciones de trabajo (horarios, movilidad geográfica, funcional…).
  • Debilita la negociación colectiva, facilitando a las empresas la adopción de medidas de descuelgue salarial e inaplicación de compromisos adquiridos previamente en los convenios colectivos.
  • Privatiza la gestión del desempleo y amplía el campo de actuación de las empresas de trabajo temporal a los sectores de riesgo y al empleo público.

En definitiva, el Gobierno ha puesto el poder del Estado al servicio de quienes exigen “flexibilidad” en el mercado de trabajo, y aún así consideran esta reforma insuficiente, porque en realidad no quieren más flexibilidad, la quieren toda. Cuando se exigen menos cotizaciones sociales, menos coste del despido, menos tutela judicial, menos negociación colectiva, menos regulación de la contratación, lo que se está reclamando en realidad es la absoluta desregulación del mercado de trabajo, o la aplicación en este ámbito de las políticas neoliberales que han fracasado estrepitosamente en los mercados financieros, que son la causa de esta crisis y que nos abocarían a una tercermundización laboral.
Rechazamos las políticas practicadas por los gobiernos de la Unión Europea al dictado de los mercados financieros, los causantes de la crisis, y que ahora plantean las políticas de ajuste a costa de reducir las condiciones de vida y trabajo de la ciudadanía europea.
Una economía que no crea empleo no sirve a los ciudadanos, y unos gobiernos que actúan contra sus intereses tampoco. Las organizaciones sindicales no estamos dispuestas a aceptar políticas que se nos presentan como las únicas posibles, basadas en un determinismo falso, y que no son más que opciones del inmovilismo y la resignación.
Hay otras opciones y otras políticas. Es necesario apostar por una Europa más social, en la que las negociaciones sociales dejen de estar sometidas a las fuerzas del mercado. Y en España, UGT y CCOO convocamos una huelga general el 29 de septiembre para exigir:

  • Una política que reduzca el déficit público mediante el incremento de los ingresos y no mediante la reducción del gasto, y que planifique el cumplimiento de los objetivos de déficit del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea en plazos compatibles con la reactivación económica y la creación de empleo.
  • La retirada de una reforma laboral lesiva que facilita el despido y empeora las condiciones de trabajo.
  • Defender la negociación colectiva como marco de protección de las condiciones de trabajo, frente a los intentos de atribuir a las empresas la capacidad de incumplir los acuerdos alcanzados de forma unilateral.
  • Defender el sistema público de pensiones como eje central de nuestro sistema de protección social, y su adecuación a la evolución social exclusivamente con acuerdo político y social.
  • Una nueva política fiscal que refuerce la estructura de ingresos del Estado, recuperando impuestos suprimidos y apostando por una mayor recaudación basada en la progresividad fiscal; a la vez que se combate con mayor determinación y medios el fraude fiscal que lastra nuestra economía, que ha alcanzado tasas que prácticamente duplican la media de la Unión Europea.
Published in: on 24/08/2010 at 7:02 PM  Comments (1)  
Tags: , ,

Literatura

Cuatro meses antes había cumplido trece años. Trabajaba en la cabina de proyección de un cine y para alcanzar a los mandos de las máquinas tenía que subirme a un cajón de madera (el mismo que utilicé para parecer más alto en la fotografía).
Aquel mundo que obligaba a los niños a trabajar, en lugar de jugar, me parecía horroroso, pero había descubierto un truco para sobrevivir: mi tío Ramón me prestaba su biblioteca y me regalaba libros. Con ellos pude acompañar a los piratas en la busqueda de tesoros, yo mismo lo fuí en Malasia y Borneo, subí en globo, bajé al centro de la tierra, escalé las torres de Notre Dame para ver el París del siglo XV y hasta entré en el país de las maravillas persiguiendo a un conejo blanco con chaleco y reloj…
Años más tarde me compliqué la vida al tratar de ser libre en una España en la que casi todo estaba prohibido, pero seguía teniendo mi refugio secreto y podía buscar a la Maga en el mundo de Cortázar, hablar con Zavalita en “La Catedral”, visitar el planeta Solaris o descubrir la comarca de Región guiado por Juan Benet.
Ahora mismo, de la mano de Ramiro Pinilla, soy un librero de Getxo que decide convertirse en el detective Samuel Esparta para descubrir a un asesino.
No tengo ninguna duda de que la literatura es uno de los mejores inventos de la humanidad.
¡Viva la literatura!
Published in: on 02/05/2009 at 11:26 AM  Comments (3)  
Tags: ,

"El palacio azul de los ingenieros belgas"

Fulgencio Argüelles es un gran escritor. Parece ser que no le gustan las entrevistas ni la presentaciones de libros, aún menos si están escritos por él. A pesar de todo, poco a poco, sus novelas van abriéndose camino gracias al "boca a boca".

"El palacio azul de los ingenieros belgas" es una novela de lo más recomendable, pero como no soy crítico literario mejor lo leéis aquí.

Published in: on 29/11/2008 at 6:46 PM  Comentarios desactivados en "El palacio azul de los ingenieros belgas"  
Tags: , ,