Gijón 1885: Subversivos muy poco clandestinos

Calle San BernardoDurante los años de la dictadura fui lo que la policía política llamaba un “elemento subversivo”. Aunque los que actuábamos en las Comisiones Obreras lo hacíamos a cara descubierta en las fábricas y empresas -no es posible hacer sindicalismo de otra manera- si manteníamos un importante grado de clandestinidad en otro tipo de actividades, por ejemplo era esencial que la policía y sus confidentes no conociera donde y cuando nos reuníamos. Mi maestro en estas artes fue Ángel León Camblor, combatiente en la Revolución del 34, en la guerra civil y en la Resistencia francesa.

Parece que los conspiradores gijoneses del siglo XIX no tuvieron tan buen instructor… ¡Hasta la prensa se hacía eco de sus reuniones!

“No estaría de más que las autoridades investigaran ciertas reuniones clandestinas que, con fines políticos subversivos y aprovechando el reciente fallecimiento de nuestro joven y querido Rey, es están llevando a cabo en una casa de la calle San Bernardo.”

(Diario El Comercio, 1885)

 

Escrito bajo los efectos de una mezcla de antiinflamatorios, calmantes y relajantes musculares ¡¡¡ Puta artrosis!!!

Published in: on 08/11/2010 at 7:24 PM  Comments (2)  
Tags: , ,

Lenin en Gijón

La Procesión- Evaristo Valle En otra entrada de este blog ya he comentado que, al menos en tiempos pasados, la mayoría de los habitantes de Gijón no eran muy amigos de frailes, curas y monjas.

Quizás fuera esa falta de respeto por lo sacro lo que llevara a Evaristo Valle a situar entre los asistentes a la procesión de la Virgen de Los Remedios en Cimadevilla a Vladimir Ilich Ulianov, más conocido como Lenin. Parece ser que Valle había conocido a Lenin durante su estancia en París e incluso había jugado al ajedrez con el líder revolucionario en varias ocasiones.

Por cierto, ¿cuántas ciudades del mundo pueden presumir de contar con pruebas documentales que demuestren que Lenin asistió a una de su procesión? Me temo que ni tan siquiera la República de Parapanda, tan dignamente presidida por Pepe Luís López Bulla, puede hacer gala de tamaño acontecimiento.

NOTA: El cuadro de Evaristo Valle “La procesión”, perteneciente al fondo de Pedro Masavéu, se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Asturias.

Published in: on 14/10/2010 at 12:49 PM  Comments (3)  
Tags: , ,

1910: Gijón se manifiesta «contra la frailocracia»

rosariode1

Parece ser que en Asturias siempre existió un fuerte sentimiento anticlerical. Las raíces ancestrales de ese sentimiento están maravillosamente reflejadas en una novela que no me cansaré de recomendar: El palacio azul de los ingenieros belgas, de Fulgencio Argüelles. Gijón, junto con las cuencas mineras, estuvo históricamente a la vanguardia del anticlericalismo asturiano, hasta tal punto que el diario El Comercio reconocía, en Noviembre de 1882, que «en Gijón no cuajaban los hábitos».

Luis Miguel Piñera, en su último libro Raros, disidentes y heterodoxos (Personajes de Xixón entre 1850 y 1950), nos habla de frecuentes conflictos entre ciudadanos y representantes de la Iglesia, bastante de ellos relacionados con los enterramientos -con secuestro de cadáver incluido-, así como de la celebración de romerías y manifestaciones “laicas” que congregaban a miles de personas.

En 1910 se celebraron en toda España actos en defensa de la libertad de conciencia y la villa de Jovellanos no faltó a la cita, aunque, eso sí, dándole su particular matiz:

« En Gijón tuvo lugar una muy concurrida manifestación “contra la frailocracia”, seguida de mitin, el 3 de julio de ese mismo año de 1910. A esta manifestación acudieron muchas mujeres, entre otras Rosario Acuña, que ya llevaba un año residiendo en la ciudad y que siguió toda la marcha, desde Begoña a la Plaza Mayor. El Noroeste valoraba mucho la presencia de Rosario Acuña en una ciudad “donde las mujeres no estaban acostumbradas esas lides anticlericales”. Los sones de La Marsellesa y el Himno de Riego acompañaron a los miles de personas –algunas con el gorro frigio- que marchaban detrás de su bandera correspondiente: la Agrupación Socialista; la Juventud Republicana; las Juventudes Federales de El Llano, Tremañes y Natahoyo; el Centro Instructivo Republicano, y diversas sociedades obreras, como Germinal, El Progreso, La Dársena y la Cantábrica.

Rosario Acuña participó en esa manifestación junto a grupos de mujeres cigarreras y trabajadoras de la Algodonera…»

 

Algunas aclaraciones: “La Cantábrica era la asociación de los trabajadores del puerto, “La Dársena” la de los carreteros, “El Progreso reunía a los albañiles, mamposteros y peones. Está claro que “Germinal se refiere a la organización que agrupaba a los pescadores, pero tengo alguna duda en cuanto a su autentico nombre: aunque muchos autores coinciden en esta denominación,  Jesús Jerónimo Rodríguez González, en su reciente libro sobre El I Congreso Obrero Local – Gijón, 1916, dice que fue constituida en Abril de 1909 con el nombre de “EL GERMINAR”…

Published in: on 01/08/2010 at 5:49 PM  Comments (2)  
Tags: , ,

Solidaridad con los carreteros despedidos (Gijón, 1910)

Carros en el muelle

“El vapor ‘Alicia’ descargó unas cuantas toneladas de duelas para toneles. Pero por la huelga de carreteros quedaron amontonadas en el muelle. Ayer los dueños de la compañía ‘Bosna Asturiana’ ordenaron cargarlas a tres de sus obreros, y así lo hicieron durante toda la mañana, pero a las doce del día, alentados por compañeros que hacen causa con los carreteros despedidos en diferentes almacenes por sus exigencias salariales, deshicieron el trabajo hecho, guardaron los carros y condujeron a sus establos a los caballos” (Diario “El Comercio”, 26/4/1910)

Advertencia: Estas noticias que, de vez en cuando, introduzco sobre la historia de Gijón no son fruto de mi buceo por las hemerotecas; se deben a la columna “Viejo Gijón” que Luis Antonio Alías publica todos los días en “El Comercio”. O sea… ¡qué soy un copión!

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Published in: on 26/04/2010 at 8:50 PM  Comentarios desactivados en Solidaridad con los carreteros despedidos (Gijón, 1910)  
Tags: , ,

Solidaridad centenaria

estibadores1927nj6

Un cargador del muelle pidió ausentarse al encargado por resentirse su salud de la larga jornada de anteayer bajo el temporal reinante. Y éste, poco humanitario, le despidió, provocando un hondo disgusto entre el resto de los cargadores que, casi de inmediato, dejaron su trabajo en espontánea solidaridad. Tras horas tensas y la intervención de los jefes se readmitió al despedido dándole permiso hasta su restablecimiento”

                          (Diario “El Comercio”, Gijón 1910)  

Published in: on 01/02/2010 at 8:40 PM  Comments (1)  
Tags: , ,

Las mujeres de Gijón se amotinan (1898)

Cimadevilla

Pamela Beth Radcliff es una historiadora norteamericana que realizó su tesis doctoral sobre los movimientos sociales en Gijón. Dicha tesis está publicada, en forma de libro, por la Editorial Debate con el título <<De la movilización a la Guerra Civil – Historia política y social de Gijón (1900-1937)>>. Bajo mi punto de vista, lo más interesante de este trabajo de investigación histórica es la atención que presta a la vida en los barrios obreros,así como al papel específico de las mujeres en las luchas sociales de la época.

No me resisto a trascribir, a pesar de su extensión, el relato de un acontecimiento ocurrido en Gijón en Mayo de 1898, “[…] cuando miles de mujeres se echaron a las calles para expresar su indignación por un detestado impuesto sobre los alimentos, el consumo. Comenzó en el barrio obrero más antiguo, Cimadevilla, cuando un agente de aduanas confiscó dos pescados a una pescadera que no había pagado el nuevo impuesto sobre el pescado. Inmediatamente, las otras vendedoras del mercado de pescado cerraron sus puestos y marcharon con su pancarta hasta el ayuntamiento, que estaba nada más salir del barrio. Como el alcalde se negó a hablar con ellas, salieron de nuevo a la calle y se dirigieron a la fábrica de cigarros de Cimadevilla. Allí convencieron a las a las mil ochocientas cigarreras de que se unieran a ellas. La multitud de más de dos mil mujeres y niños regresó al ayuntamiento, pero al no recibir más que silencio de los funcionarios municipales, empezó a recorrer las fábricas, pidiendo a todas sus trabajadoras que salieran.”

Por la tarde, ante la falta de respuesta de las autoridades, la manifestación se volvió violenta. Se asaltaron algunas fábricas de alimentos, se quemaron documentos de la oficina de administración del consumo… Las autoridades locales llamaron a los soldados para <<calmar>> a las manifestantes, pero los tiros al aire no consiguieron más que aumentar la excitación. Al llegar la noche, las mujeres se marcharon voluntariamente a sus casas.

Al día siguiente, los disturbios se reanudaron, con una violencia nunca vista en Gijón, según los periódicos. Primero las mujeres cerraron la oficina donde los agricultores registraban sus productos. Después saquearon varias panaderías (una de ellas propiedad de un notable republicano) y la fábrica de chocolates de Zarracina. Sacaron a la calle los sacos de cacao, café y canela y los vendieron a los transeúntes por una pequeña fracción de su precio de mercado. […] Desde el punto de vista de las amotinadas, la comida, ya se tratara de artículos básicos o de lujo, debía estar al alcance de todos.

A estas alturas, los gobiernos municipales y regionales habían coordinado ya una respuesta, y el gobernador civil, hablando desde el balcón del ayuntamiento, prometió a la multitud abolir los consumos. Hubo nuevos gritos, pidiendo que se destituyera al alcalde, y una comisión de mujeres presentó una petición al alcalde, solicitando su dimisión. Ante tal perdida de confianza en su autoridad, el alcalde accedió a retirarse. El anuncio de su dimisión arrancó gritos de júbilo de la multitud, que por fin se marchó pacíficamente a sus casas.”

Pero ¿cual fue la actitud de las fuerzas progresistas masculinas de la ciudad? Los republicanos criticaron el desprecio a la propiedad privada, el Partido Socialista desaprobó oficialmente el motín y la prensa obrera dijo que los participantes <<eran gente sin ideas>> y <<alborotadores arcaicos>>

Al fin y al cabo, cosa de mujeres…

Published in: on 24/07/2009 at 7:22 PM  Comments (2)  
Tags: , ,

Primero de Mayo a la intemperie (1977)

Hace unos días estuve en la Delegación del Gobierno en Asturias para asistir al acto de entrega de la medalla al Mérito en el Trabajo a Tina Marrón. Durante su desarrollo me vino a la memoria lo que viví 32 años antes en aquel edificio, entonces sede del Gobierno Civil.

El 27 de Abril de 1977, después de haberlo hecho con los partidos políticos, se legalizó a los sindicatos. Aquel 1 de Mayo iba a ser el primero en libertad después de casi 40 años y nos preparábamos para celebrarlo por todo lo alto.

En Asturias las Comisiones Obreras y la Unión Sindical Obrera queríamos organizar un mitin en la Plaza de Toros de Gijón, mientras que la UGT lo haría, conjuntamente con la Federación Socialista Asturiana, en el Pabellón de Deportes de Oviedo. Pero las cosas no resultaron tan fáciles como nosotros nos imaginábamos.

Cuarenta y ocho horas antes del acto se nos convoca con urgencia en el Gobierno Civil a los firmantes de la solicitud, Severino Arias como secretario General de la USO y el que suscribe como Secretario General de CC.OO. de Gijón. Era tal la urgencia de la reunión que en mi caso me localizaron cuando estaba trabajando en mi empresa y la policía se ofreció a trasladarme en coche hasta Oviedo. Yo rechacé la oferta porque me temía que el traslado pudiera efectuarse en el Seat 1500 negro, con cortinas en la ventanilla trasera, en el que en más de una ocasión me llevaron detenido desde la Comisaría de Gijón hasta la sede de la “Brigada Regional de Información Social” en Oviedo.

En aquella entrevista el Gobernador Civil nos comunica que nuestro mitin-celebración del 1º de Mayo no estaba autorizado… <<¿Y el de la UGT?>>, preguntamos; el Señor Gobernador, sin inmutarse, nos dice que el del otro sindicato sí lo está. Según él la diferencia en el tratamiento se debía a un problema técnico: ¡El de la UGT se iba a llevar a cabo en un recinto techado y el nuestro en uno descubierto! Me pareció un mal chiste, por lo que jocosamente pregunté: <<¿Y si techamos la Plaza de Toros?>>. Sonrió y dijo que lo sentía, eran las instrucciones que tenía.

Aquel Primero de Mayo experimenté en mi propia cabeza que eso de la legalidad era relativo. Y digo que lo experimente en mi propia cabeza porque acabé en el Hospital de Cabueñes con una conmoción cerebral, fruto de los golpes que recibí cuando intentaba hablar por un megáfono a las personas que se habían concentrado ante la Plaza de Toros de Gijón.

Estaba claro, al final unos éramos menos legales que otros.

Published in: on 18/07/2009 at 5:14 PM  Comentarios desactivados en Primero de Mayo a la intemperie (1977)  
Tags: , , ,

Una huelga en el Gijón de 1909

<<Hoy se reunirán en la plaza del Carmen los obreros que viven en Somió, los cuales desfilarán hacia dicha parroquia acompañados de un gaitero y un tamborilero que harán sonar sus instrumentos después de rebasar la línea urbanizada, como mandan las ordenanzas. Cuando lleguen a su destino, celebrarán una reunión al aire libre para ratificar su actitud de huelga hasta que la empresa acceda a concederles las mejoras laborales y sociales que vienen solicitando. Una vez termine, romperán un tonel de la mejor sidra.>>
(Diario “El Comercio”)

Published in: on 15/07/2009 at 11:16 AM  Comments (1)  
Tags: , ,

Anarcosindicalismo y tabaco

Ramón Álvarez Palomo
 

Soy un gran admirador de los antiguos anarcosindicalistas. Personas como Salvador Seguí, Pestaña, Peiró o el asturiano Eleuterio Quintanilla me parecen admirables en muchos aspectos: su austeridad, sentido de la ética y amor a la cultura llega a emocionarme. Considero un privilegio haber conocido y tratado a Ramón Álvarez Palomo ("Ramonín"), discípulo de Quintanilla y, quizás, el último representante de aquella extraordinaria generación de líderes obreros.
Gijón fue, desde principios del pasado siglo hasta la guerra incivil, un feudo cenetista por eso me temo que, de haber vivido en esa época, no me hubieran admitido en el sindicato… En el Primer Congreso Obrero de Gijón, celebrado en Abril de 1916, se decidió iniciar una campaña contra el alcoholismo y el tabaquismo, yo hace años que no pruebo el alchol pero, señoras y señores, me fumo PAQUETE Y MEDIO de tabaco al día.
¡El espíritu está pronto, pero la carne es débil!
De todas formas mi apreciado Ramonín veía en mi un defecto más grave, en cierta ocasión comento: "Este Alberdi es muy buen chaval… ¡lástima que sea comunista!". Como conocía su agitada vida y su forma de pensar lo tomé como un cumplido.

Published in: on 06/05/2009 at 10:44 PM  Comments (1)  
Tags: , ,