Memoria histórica: Cautivo y desarmado

oviedo_Coronel_Teijeiro

Todas las semanas voy a la Capital del Principado de Asturias, la muy Noble, muy Leal, Benemérita, Invicta, Heroica y Buena Ciudad de Oviedo. Casi siempre tengo prisa por lo que no suelo fijarme excesivamente en como se llaman los lugares por los que paso, utilizo los edificios como referencia geográfica.

Por razones que no vienen al caso, hace unos días tuve que callejear y fijarme en los nombres de los sitios por los que caminaba. Me encontré con la Calle General Zubillaga, Alférez Provisional, Sargento Provisional – más pequeña que la del alférez-, Coronel Aranda, 19 de Julio… De pronto me sentí rodeado y acojonado (no acongojado, acojonado).

Tuve que contenerme para no correr hacia un coche de la Policía Municipal gritando: ¡Me rindo! ¡Llévenme ante el Señor Alcalde!

Anuncios
Published in: on 14/01/2010 at 7:46 PM  Comentarios desactivados en Memoria histórica: Cautivo y desarmado  
Tags: , ,

Primero de Mayo a la intemperie (1977)

Hace unos días estuve en la Delegación del Gobierno en Asturias para asistir al acto de entrega de la medalla al Mérito en el Trabajo a Tina Marrón. Durante su desarrollo me vino a la memoria lo que viví 32 años antes en aquel edificio, entonces sede del Gobierno Civil.

El 27 de Abril de 1977, después de haberlo hecho con los partidos políticos, se legalizó a los sindicatos. Aquel 1 de Mayo iba a ser el primero en libertad después de casi 40 años y nos preparábamos para celebrarlo por todo lo alto.

En Asturias las Comisiones Obreras y la Unión Sindical Obrera queríamos organizar un mitin en la Plaza de Toros de Gijón, mientras que la UGT lo haría, conjuntamente con la Federación Socialista Asturiana, en el Pabellón de Deportes de Oviedo. Pero las cosas no resultaron tan fáciles como nosotros nos imaginábamos.

Cuarenta y ocho horas antes del acto se nos convoca con urgencia en el Gobierno Civil a los firmantes de la solicitud, Severino Arias como secretario General de la USO y el que suscribe como Secretario General de CC.OO. de Gijón. Era tal la urgencia de la reunión que en mi caso me localizaron cuando estaba trabajando en mi empresa y la policía se ofreció a trasladarme en coche hasta Oviedo. Yo rechacé la oferta porque me temía que el traslado pudiera efectuarse en el Seat 1500 negro, con cortinas en la ventanilla trasera, en el que en más de una ocasión me llevaron detenido desde la Comisaría de Gijón hasta la sede de la “Brigada Regional de Información Social” en Oviedo.

En aquella entrevista el Gobernador Civil nos comunica que nuestro mitin-celebración del 1º de Mayo no estaba autorizado… <<¿Y el de la UGT?>>, preguntamos; el Señor Gobernador, sin inmutarse, nos dice que el del otro sindicato sí lo está. Según él la diferencia en el tratamiento se debía a un problema técnico: ¡El de la UGT se iba a llevar a cabo en un recinto techado y el nuestro en uno descubierto! Me pareció un mal chiste, por lo que jocosamente pregunté: <<¿Y si techamos la Plaza de Toros?>>. Sonrió y dijo que lo sentía, eran las instrucciones que tenía.

Aquel Primero de Mayo experimenté en mi propia cabeza que eso de la legalidad era relativo. Y digo que lo experimente en mi propia cabeza porque acabé en el Hospital de Cabueñes con una conmoción cerebral, fruto de los golpes que recibí cuando intentaba hablar por un megáfono a las personas que se habían concentrado ante la Plaza de Toros de Gijón.

Estaba claro, al final unos éramos menos legales que otros.

Published in: on 18/07/2009 at 5:14 PM  Comentarios desactivados en Primero de Mayo a la intemperie (1977)  
Tags: , , ,