Gijón 1885: Subversivos muy poco clandestinos

Calle San BernardoDurante los años de la dictadura fui lo que la policía política llamaba un “elemento subversivo”. Aunque los que actuábamos en las Comisiones Obreras lo hacíamos a cara descubierta en las fábricas y empresas -no es posible hacer sindicalismo de otra manera- si manteníamos un importante grado de clandestinidad en otro tipo de actividades, por ejemplo era esencial que la policía y sus confidentes no conociera donde y cuando nos reuníamos. Mi maestro en estas artes fue Ángel León Camblor, combatiente en la Revolución del 34, en la guerra civil y en la Resistencia francesa.

Parece que los conspiradores gijoneses del siglo XIX no tuvieron tan buen instructor… ¡Hasta la prensa se hacía eco de sus reuniones!

“No estaría de más que las autoridades investigaran ciertas reuniones clandestinas que, con fines políticos subversivos y aprovechando el reciente fallecimiento de nuestro joven y querido Rey, es están llevando a cabo en una casa de la calle San Bernardo.”

(Diario El Comercio, 1885)

 

Escrito bajo los efectos de una mezcla de antiinflamatorios, calmantes y relajantes musculares ¡¡¡ Puta artrosis!!!

Published in: on 08/11/2010 at 7:24 PM  Comments (2)  
Tags: , ,