Gijón 1885: Subversivos muy poco clandestinos

Calle San BernardoDurante los años de la dictadura fui lo que la policía política llamaba un “elemento subversivo”. Aunque los que actuábamos en las Comisiones Obreras lo hacíamos a cara descubierta en las fábricas y empresas -no es posible hacer sindicalismo de otra manera- si manteníamos un importante grado de clandestinidad en otro tipo de actividades, por ejemplo era esencial que la policía y sus confidentes no conociera donde y cuando nos reuníamos. Mi maestro en estas artes fue Ángel León Camblor, combatiente en la Revolución del 34, en la guerra civil y en la Resistencia francesa.

Parece que los conspiradores gijoneses del siglo XIX no tuvieron tan buen instructor… ¡Hasta la prensa se hacía eco de sus reuniones!

“No estaría de más que las autoridades investigaran ciertas reuniones clandestinas que, con fines políticos subversivos y aprovechando el reciente fallecimiento de nuestro joven y querido Rey, es están llevando a cabo en una casa de la calle San Bernardo.”

(Diario El Comercio, 1885)

 

Escrito bajo los efectos de una mezcla de antiinflamatorios, calmantes y relajantes musculares ¡¡¡ Puta artrosis!!!

Anuncios
Published in: on 08/11/2010 at 7:24 PM  Comments (2)  
Tags: , ,

Lenin en Gijón

La Procesión- Evaristo Valle En otra entrada de este blog ya he comentado que, al menos en tiempos pasados, la mayoría de los habitantes de Gijón no eran muy amigos de frailes, curas y monjas.

Quizás fuera esa falta de respeto por lo sacro lo que llevara a Evaristo Valle a situar entre los asistentes a la procesión de la Virgen de Los Remedios en Cimadevilla a Vladimir Ilich Ulianov, más conocido como Lenin. Parece ser que Valle había conocido a Lenin durante su estancia en París e incluso había jugado al ajedrez con el líder revolucionario en varias ocasiones.

Por cierto, ¿cuántas ciudades del mundo pueden presumir de contar con pruebas documentales que demuestren que Lenin asistió a una de su procesión? Me temo que ni tan siquiera la República de Parapanda, tan dignamente presidida por Pepe Luís López Bulla, puede hacer gala de tamaño acontecimiento.

NOTA: El cuadro de Evaristo Valle “La procesión”, perteneciente al fondo de Pedro Masavéu, se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Asturias.

Published in: on 14/10/2010 at 12:49 PM  Comments (3)  
Tags: , ,

1910: Gijón se manifiesta «contra la frailocracia»

rosariode1

Parece ser que en Asturias siempre existió un fuerte sentimiento anticlerical. Las raíces ancestrales de ese sentimiento están maravillosamente reflejadas en una novela que no me cansaré de recomendar: El palacio azul de los ingenieros belgas, de Fulgencio Argüelles. Gijón, junto con las cuencas mineras, estuvo históricamente a la vanguardia del anticlericalismo asturiano, hasta tal punto que el diario El Comercio reconocía, en Noviembre de 1882, que «en Gijón no cuajaban los hábitos».

Luis Miguel Piñera, en su último libro Raros, disidentes y heterodoxos (Personajes de Xixón entre 1850 y 1950), nos habla de frecuentes conflictos entre ciudadanos y representantes de la Iglesia, bastante de ellos relacionados con los enterramientos -con secuestro de cadáver incluido-, así como de la celebración de romerías y manifestaciones “laicas” que congregaban a miles de personas.

En 1910 se celebraron en toda España actos en defensa de la libertad de conciencia y la villa de Jovellanos no faltó a la cita, aunque, eso sí, dándole su particular matiz:

« En Gijón tuvo lugar una muy concurrida manifestación “contra la frailocracia”, seguida de mitin, el 3 de julio de ese mismo año de 1910. A esta manifestación acudieron muchas mujeres, entre otras Rosario Acuña, que ya llevaba un año residiendo en la ciudad y que siguió toda la marcha, desde Begoña a la Plaza Mayor. El Noroeste valoraba mucho la presencia de Rosario Acuña en una ciudad “donde las mujeres no estaban acostumbradas esas lides anticlericales”. Los sones de La Marsellesa y el Himno de Riego acompañaron a los miles de personas –algunas con el gorro frigio- que marchaban detrás de su bandera correspondiente: la Agrupación Socialista; la Juventud Republicana; las Juventudes Federales de El Llano, Tremañes y Natahoyo; el Centro Instructivo Republicano, y diversas sociedades obreras, como Germinal, El Progreso, La Dársena y la Cantábrica.

Rosario Acuña participó en esa manifestación junto a grupos de mujeres cigarreras y trabajadoras de la Algodonera…»

 

Algunas aclaraciones: “La Cantábrica era la asociación de los trabajadores del puerto, “La Dársena” la de los carreteros, “El Progreso reunía a los albañiles, mamposteros y peones. Está claro que “Germinal se refiere a la organización que agrupaba a los pescadores, pero tengo alguna duda en cuanto a su autentico nombre: aunque muchos autores coinciden en esta denominación,  Jesús Jerónimo Rodríguez González, en su reciente libro sobre El I Congreso Obrero Local – Gijón, 1916, dice que fue constituida en Abril de 1909 con el nombre de “EL GERMINAR”…

Published in: on 01/08/2010 at 5:49 PM  Comments (2)  
Tags: , ,

Solidaridad con los carreteros despedidos (Gijón, 1910)

Carros en el muelle

“El vapor ‘Alicia’ descargó unas cuantas toneladas de duelas para toneles. Pero por la huelga de carreteros quedaron amontonadas en el muelle. Ayer los dueños de la compañía ‘Bosna Asturiana’ ordenaron cargarlas a tres de sus obreros, y así lo hicieron durante toda la mañana, pero a las doce del día, alentados por compañeros que hacen causa con los carreteros despedidos en diferentes almacenes por sus exigencias salariales, deshicieron el trabajo hecho, guardaron los carros y condujeron a sus establos a los caballos” (Diario “El Comercio”, 26/4/1910)

Advertencia: Estas noticias que, de vez en cuando, introduzco sobre la historia de Gijón no son fruto de mi buceo por las hemerotecas; se deben a la columna “Viejo Gijón” que Luis Antonio Alías publica todos los días en “El Comercio”. O sea… ¡qué soy un copión!

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Published in: on 26/04/2010 at 8:50 PM  Comentarios desactivados en Solidaridad con los carreteros despedidos (Gijón, 1910)  
Tags: , ,

“Vida y muerte en el Tercer Reich”, una historia para no olvidar

lib-vida-y-muerte-del-tercer-reich-978847423863

“El poder de elegir entre el bien y el mal está al alcance de todos” (Orígenes)

Recientemente he leído “Vida y muerte en el Tercer Reich” de Peter Fritzsche. No se trata de una historia más sobre el tema ya que este libro trata de mostrar la vida cotidiana en la Alemania nazi apoyándose en las cartas y diarios personales de los dirigentes, de los ciudadanos normales e incluso de los perseguidos. El resultado es sumamente inquietante, ya que nos descubre una sociedad mucho más integrada en el proyecto nazi de lo que suele creerse, hecho que debería hacernos reflexionar sobre la responsabilidad individual en cualquier acontecimiento colectivo.

No es mi intención hacer un resumen del libro, pero quisiera señalar algunos de los rasgos que me parecen relevantes y que, también bajo mi punto de vista, pueden ayudar a entender la rápida extensión del nazismo entre una población que sólo unos meses antes había dado más de doce millones de votos a los partidos de izquierdas.

Uno de los elementos claves en este proceso fue el miedo: los alemanes llegaron a sentirse víctimas de una conspiración para destruir Alemania, los extranjeros, los judíos y los comunistas eran los instigadores de esa conspiración.

Otra clave fue el convencimiento de que un gobierno fuerte les daría la prosperidad que merecían. Los nazis vendían futuro: no había una bicicleta para cada alemán pero se construían autopistas para cuando todos tuvieran un coche. A través de la propaganda llegó a crearse una falsa sensación de prosperidad, cuando en “los buenos tiempos” sólo se había llegado a los niveles que Alemania tenía antes de la crisis económica mundial de los años veinte.

Se apeló al ¡todos somos iguales!, ¡todos somos alemanes! por encima de cualquier condición. Pero lo grave es que el rasgo distintivo de los alemanes era la RAZA, por tanto no eran alemanes quienes no pertenecían a la raza y no era buen alemán el que debilitaba a la raza… Esto acabó llevando a que “el Tercer Reich se convirtiera en un imperio continental fundado no en la administración de tierras y pueblos sino en la dominación implacable de espacios y razas”. No quedaba más que un paso para el exterminio y la guerra total.

Peter Fritzsche, al final de su libro, dice: “En resumen, la Segunda Guerra Mundial no fue un contexto espantoso para una serie de progromos y crímenes atroces. Fue algo todavía peor: una guerra existencial librada por los nacionalsocialistas con el fin de construir un nuevo orden racial en el que el cultivo saludable del cuerpo de la nación alemana dependía de la aniquilación física de los judíos europeos y la destrucción de las naciones no germanas a lo largo y ancho de Europa oriental.”

Recomiendo leer este libro para conocer el pasado, pero también para vacunarnos contra algunas ideas y tendencias actuales que no son tan lejanas a las que, en su día, propiciaron la aparición del fascismo.

Published in: on 14/03/2010 at 10:30 PM  Comentarios desactivados en “Vida y muerte en el Tercer Reich”, una historia para no olvidar  
Tags: , ,

Solidaridad centenaria

estibadores1927nj6

Un cargador del muelle pidió ausentarse al encargado por resentirse su salud de la larga jornada de anteayer bajo el temporal reinante. Y éste, poco humanitario, le despidió, provocando un hondo disgusto entre el resto de los cargadores que, casi de inmediato, dejaron su trabajo en espontánea solidaridad. Tras horas tensas y la intervención de los jefes se readmitió al despedido dándole permiso hasta su restablecimiento”

                          (Diario “El Comercio”, Gijón 1910)  

Published in: on 01/02/2010 at 8:40 PM  Comments (1)  
Tags: , ,

Mujeres bajo el franquismo: “En casa y con la pata quebrada”

seccionfemenina

En el anterior artículo recordaba que este año se celebra el centenario de la conquista del derecho de la mujer a incorporarse a las universidades españolas en igualdad de condiciones. Durante la IIª República se aprobó (1 de Octubre de 1931) el voto femenino y se comenzaron a dar los primeros pasos hacia el reconocimiento de la igualdad legal entre mujeres y hombres.

Pero este proceso fue interrumpido por la dictadura franquista. El nacionalcatolicismo tenía muy claro cual debía ser el papel de la mujer en la sociedad:

 

A través de toda la vida, la misión de la mujer es servir. Cuando Dios hizo el primer hombre, pensó: “No es bueno que el hombre esté solo”. Y formó la mujer, para su ayuda y compañía, y para que sirviera de madre. La primera idea de Dios fue el ‘hombre’. Pensó en la mujer después, como un complemento necesario, esto es, como algo útil”. (Sección Femenina. Formación Político-Social, primer curso de Bachillerato, 1963)

“Una mujer que tenga que atender a las faenas domésticas con toda regularidad, tiene ocasión de hacer tanta gimnasia como no lo hará nunca, verdaderamente, si trabajase fuera de su casa. Solamente la limpieza y abrillantado de los pavimentos constituye un ejemplo eficacísimo, y si se piensa en los movimientos que son necesarios para quitar el polvo de los sitios altos, limpiar los cristales, sacudir los trajes, se darán cuenta que se realizan tantos movimientos de cultura física que, aun cuando no tiene como finalidad la estética del cuerpo, son igualmente eficacísimos precisamente para este fin”. (“Teresa”, revista de la Sección Femenina, marzo de 1961. Reportaje sin firma)

La vida de toda mujer, a pesar de cuanto ella quiera simular -o disimular- no es más que un eterno deseo de encontrar a quien someterse. La dependencia voluntaria, la ofrenda de todos los minutos, de todos los deseos y las ilusiones, es el estado más hermoso, porque es la absorción de todos los malos gérmenes -vanidad, egoísmo, frivolidades- por el amor”. (“Medina”, revista de la Sección Femenina, 13 de agosto de 1944)

La mujer sensual tiene los ojos hundidos, las mejillas descoloridas, transparentes las orejas, apuntada la barbilla, seca la boca, sudorosas las manos, quebrado el talle, inseguro el paso y triste todo su ser. Espiritualmente, el entendimiento se oscurece, se hace tardo a la reflexión: la voluntad pierde el dominio de sus actos y es como una barquilla a merced de las olas: la memoria se entumece. Sólo la imaginación permanece activa, para su daño, con la representación de imágenes lascivas, que la llenan totalmente. De la mujer sensual no se ha de esperar trabajo serio, idea grave, labor fecunda, sentimiento limpio, ternura acogedora”. (Padre García Figer en “Medina”, revista de la Sección Femenina, 12 de agosto de 1945)

Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo. Especialmente, su plato preferido. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero (…)

En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así no le presiones o estimules la intimidad. Si tu marido sugiera la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es siempre más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes”. (“Sección Femenina “, 1958)

Si queréis entregaros a Dios en el mundo, antes que sabios (ellas no hace falta que sean sabias, basta que sean discretas), habéis de ser espirituales, muy unidos al Señor por la oración”. (Escrivá de Balaguer, "Camino", Máxima 946)

 

Ya se que algunos dicen que hay que “pasar página” a esa etapa de nuestra historia, pero ¡habrá que pasarla después de haberla leído!

Published in: on 28/01/2010 at 11:54 AM  Comments (2)  
Tags: , ,

Mujeres en las universidades españolas

 

220px-Clara_Campoamor_(Lucas_Alcalde)_Madrid_02

Hace cien años se publicaban las Reales Ordenes que regulaban la admisión de hombres y mujeres en la Universidad en igualdad de circunstancias. José Luis López Bulla recuerda en su blog (“Metiendo Bulla”) que de aquella conquista salieron intelectuales y científicas de la talla de María de Maeztu, Victoria Kent, Margarita Nelken, Clara Campoamor, Rosa Chacel y María Zambrano.

También plantea Pepe Luis si “… ¿no sería cosa de que alguien pensara en organizar una celebración seria (aunque por todo lo alto) para conmemorar el significado de aquella conquista aprovechando ese ritual del centenario? Es cierto que determinados centenarios tienen características chorras y no es infrecuente el papanatismo. Pero hay fechas muy señaladas y ésta lo es.”

Yo me sumo a la propuesta y, por si sirve de algo, he creado un grupo en Facebook para promocionarla.

Published in: on 25/01/2010 at 9:09 PM  Comments (1)  
Tags: , ,

República y republicanismo

Republica

"Las instituciones son la garantía del gobierno de un pueblo libre contra la corrupción de las costumbres, y la garantía del pueblo y del ciudadano contra la corrupción del gobierno."

Louis Antoine Léon de SAINT JUST

 

Recientemente a la pregunta de si era republicano contesté: “Depende…”. Creo que el preguntador llegó a la conclusión de que o bien era monárquico o de que, al menos, no cuestionaba la realeza.

Desde luego no soy monárquico, me parece una deficiencia democrática que el Jefe del Estado lo sea por cuna y no como resultado de un proceso electoral. Pero considero que la República por sí sola no garantiza la democracia, ni mucho menos la justicia. Conozco unas cuantas repúblicas en las que no me gustaría vivir.

Me parece que en algunas ocasiones se utiliza la declaración de republicano más como una etiqueta para diferenciarse que como un auténtico compromiso con los valores del republicanismo.

 

Yo quisiera que España fuera una República porque llegáramos a ser ciudadanos y no personas portadoras de derechos o, simplemente, contribuyentes. Porque la libertad no fuera la ausencia de interferencias sino la ausencia de dominación (Petit), lo cual presupone emancipación política, pero también emancipación social.

En una de las muchas libretas con anotaciones que tengo desperdigadas por mi casa hay una cita que creo que resume muy bien cual debería ser el espíritu del republicanismo: “…es necesaria la igualdad porque todos los seres humanos somos iguales y es necesaria la libertad porque todos somos diferentes. Cada persona es responsable de encontrar su propio camino hacia la felicidad, pero la sociedad a través del Estado es responsable de que la probabilidad de conseguirlo sea la mayor posible y de que no se haga a costa de los de los demás.”

Pues eso: ¡Qué viva la República republicana!

P.D.: Pido disculpas por no poner el autor de la cita, pero en ocasiones no lo anoto en mis libretas ¡Muy mal hecho!

Published in: on 10/01/2010 at 10:05 PM  Comentarios desactivados en República y republicanismo  
Tags: ,

A vueltas con el Holocausto

Hace muchos años que el Holocausto cometido por los nazis se ha convertido en una de mis obsesiones. La lectura de <<Si esto es un hombre>> de Primo Levi me provocó tal desazón que durante un tiempo me dediqué a leer todo lo que encontré sobre este horrible acontecimiento histórico.

No me interesaban especialmente los análisis políticos e históricos, lo que más me preocupaba, y me sigue preocupando, era el hecho de que una de las naciones más cultas y adelantadas de la época llegara a perpetrar una matanza de tales dimensiones, una matanza planificada en la que fue preciso aplicar las técnicas más avanzadas del momento y que exigió la decisión de unos, la colaboración de muchos y la indiferencia de casi todos, porque sin la indiferencia y la sumisión no hubiera sido posible alcanzar los niveles gigantescos a los que llegó el Holocausto.

Sé que hay muchas respuestas, algunas muy válidas, a estas inquietudes, no en vano el tema ha generado cantidades ingentes de libros, películas…, se han hecho análisis de todo tipo y desde muchos puntos de vista, pero yo me atrevo a recomendar dos libros: El primero, muy conocido, <<Eichmann en Jerusalén>> de Hannah Arendt, el segundo, recientemente reeditado, <<Modernidad y Holocausto>> de Zygmunt Bauman (sí, no sólo escribe sobre “la cosa líquida”…).

Me parece muy interesante la reflexión que hace Arendt sobre lo que ella llamó, muy acertadamente, “la banalidad del mal” y que podría resumirse con esta frase suya: <<Los asesinos, en vez de decir: “¡Qué horrible es lo que hago a los demás!“, decían: “¡Qué horrible espectáculo tengo que contemplar en el cumplimiento de mi deber, cuán dura es mi misión!”>>.

El libro de Bauman se centra menos en los aspectos éticos individuales y más en los sociales, no en vano él es sociólogo. Fundamentalmente trata de dar respuesta a dos preguntas: ¿Por qué el Holocausto, que se ha convertido para los occidentales en un símbolo del mal, ha tenido tan poca repercusión en la organización de nuestra sociedad? ¿Por qué no se han extraído grandes lecciones que pudieran haber influido en el curso de la historia? Una de las conclusiones, quizás la más importante, de <<Modernidad y Holocausto>> es que este no fue una reminiscencia de la antigua barbarie sino un producto de la sociedad moderna. Bauman lo resume así: “En la conclusión sugiero que el Holocausto fue el resultado del encuentro único de factores que, por sí mismos, eran corrientes y vulgares. Y que dicho encuentro resultó posible en gran medida por la emancipación del Estado político […] del control social, como consecuencia del progresivo desmantelamiento de las fuentes de poder y de las instituciones no políticas de la auto-regulación social.¡Inquietante! ¿Nos sugiere algo con respecto al mundo actual?


Published in: on 12/10/2009 at 9:37 PM  Comments (1)  
Tags: , ,