De profesión, político

800px-Chartist_meeting,_Kennington_Common

En la primera mitad del siglo XIX el movimiento cartista inglés reivindicaba, entre otras cosas, que no fuera necesario ser propietario para pertenecer al Parlamento así como el pago de dietas a los que formaran parte de él. El objetivo era conseguir que los obreros pudieran pertenecer a las instituciones políticas para poder defender mejor sus intereses, cuestión que precisaba acabar con el monopolio de los propietarios con fortuna.

Hace poco un compañero que formó parte de los primeras corporaciones locales democráticas, en representación del PCE, recordaba como el día de cobro en el Ayuntamiento entregaban todo el dinero percibido por dietas o liberaciones al responsable del partido para que lo redistribuyera, de forma y manera que a cada uno le compensara los gastos que hubiera tenido o los salarios que pudiera haber perdido por su condición de concejal. La filosofía era muy clara, nadie debía perder dinero por su dedicación política, pero nadie podía ganarlo.

Detrás de estas dos historias hay una forma de entender la política y, sobre todo la representación en las instituciones: uno es minero, abogado, catedrático o electricista y circunstancialmente se dedica a una tarea para la que fue propuesto y elegido en un momento determinado.

Vaya por delante mi convencimiento de que no todos los políticos son iguales, ni tampoco todos los partidos, pero creo que hoy en día se ve y se vive esta actividad como una profesión. Quizás de esa forma de entender la política se deriven algunos de los males que, en este terreno, sufre este país. Cuando uno es un profesional trata de progresar en el escalafón, procura no perder su puesto de trabajo, intenta asegurar su vida futura… Lo peor de todo es que puede acabar considerando que las herramientas y los medios con los que trabaja son de su propiedad y hasta pensando que aquellos que no son del oficio, aunque sean quienes le hayan elegido, son incapaces de entender su compleja tarea… al fin y al cabo cualquier profesional es un experto en lo suyo.

 

Sé que soy un trasnochado que no es capaz de asumir que los tiempos han cambiado, que la política hoy tiene que ser como es, pero sigo pensando que no sólo hace falta una política diferente sino también una forma diferente de hacer política.

Anuncios
Published in: on 05/04/2010 at 9:46 PM  Comments (1)  
Tags: ,

One Comment

  1. No creo que estés trasnochado en absoluto, Alberdi. Lo que planteas, lo que era la práctica habitual en el PC hace años me parece la única forma de dignificar “lo político”; eso, e instaurar de una vez la rotación de cargos y la “prohibición” de ostentar cargos o responsabilidades (institucionales u orgánicas) sin tener antes una ocupación “civil”. Me da miedo el discurso que empieza a crecer como mala malahierba (ayer recibía un mail de ese tenor) donde la responsable de la crisis es la “clase política”, donde los “políticos” (da igual que seas concejal de pueblo que senador) son los que más ganan, son todos corruptos, privilegiados,… Claro, esto es un populismo de derechas que olvida a los verdaderos poderosos (empresarios, banqueros, la “gran patronal” de Marcelino,…) y así empezó el berlusconismo: la resultante es que hoy día Italia tiene una “clase política” más corrupta aún y una de las sociedades más desarticulada, desestructurada y xenófoba de Europa.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: