Mujeres bajo el franquismo: “En casa y con la pata quebrada”

seccionfemenina

En el anterior artículo recordaba que este año se celebra el centenario de la conquista del derecho de la mujer a incorporarse a las universidades españolas en igualdad de condiciones. Durante la IIª República se aprobó (1 de Octubre de 1931) el voto femenino y se comenzaron a dar los primeros pasos hacia el reconocimiento de la igualdad legal entre mujeres y hombres.

Pero este proceso fue interrumpido por la dictadura franquista. El nacionalcatolicismo tenía muy claro cual debía ser el papel de la mujer en la sociedad:

 

A través de toda la vida, la misión de la mujer es servir. Cuando Dios hizo el primer hombre, pensó: “No es bueno que el hombre esté solo”. Y formó la mujer, para su ayuda y compañía, y para que sirviera de madre. La primera idea de Dios fue el ‘hombre’. Pensó en la mujer después, como un complemento necesario, esto es, como algo útil”. (Sección Femenina. Formación Político-Social, primer curso de Bachillerato, 1963)

“Una mujer que tenga que atender a las faenas domésticas con toda regularidad, tiene ocasión de hacer tanta gimnasia como no lo hará nunca, verdaderamente, si trabajase fuera de su casa. Solamente la limpieza y abrillantado de los pavimentos constituye un ejemplo eficacísimo, y si se piensa en los movimientos que son necesarios para quitar el polvo de los sitios altos, limpiar los cristales, sacudir los trajes, se darán cuenta que se realizan tantos movimientos de cultura física que, aun cuando no tiene como finalidad la estética del cuerpo, son igualmente eficacísimos precisamente para este fin”. (“Teresa”, revista de la Sección Femenina, marzo de 1961. Reportaje sin firma)

La vida de toda mujer, a pesar de cuanto ella quiera simular -o disimular- no es más que un eterno deseo de encontrar a quien someterse. La dependencia voluntaria, la ofrenda de todos los minutos, de todos los deseos y las ilusiones, es el estado más hermoso, porque es la absorción de todos los malos gérmenes -vanidad, egoísmo, frivolidades- por el amor”. (“Medina”, revista de la Sección Femenina, 13 de agosto de 1944)

La mujer sensual tiene los ojos hundidos, las mejillas descoloridas, transparentes las orejas, apuntada la barbilla, seca la boca, sudorosas las manos, quebrado el talle, inseguro el paso y triste todo su ser. Espiritualmente, el entendimiento se oscurece, se hace tardo a la reflexión: la voluntad pierde el dominio de sus actos y es como una barquilla a merced de las olas: la memoria se entumece. Sólo la imaginación permanece activa, para su daño, con la representación de imágenes lascivas, que la llenan totalmente. De la mujer sensual no se ha de esperar trabajo serio, idea grave, labor fecunda, sentimiento limpio, ternura acogedora”. (Padre García Figer en “Medina”, revista de la Sección Femenina, 12 de agosto de 1945)

Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo. Especialmente, su plato preferido. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero (…)

En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así no le presiones o estimules la intimidad. Si tu marido sugiera la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es siempre más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes”. (“Sección Femenina “, 1958)

Si queréis entregaros a Dios en el mundo, antes que sabios (ellas no hace falta que sean sabias, basta que sean discretas), habéis de ser espirituales, muy unidos al Señor por la oración”. (Escrivá de Balaguer, "Camino", Máxima 946)

 

Ya se que algunos dicen que hay que “pasar página” a esa etapa de nuestra historia, pero ¡habrá que pasarla después de haberla leído!

Anuncios
Published in: on 28/01/2010 at 11:54 AM  Comments (2)  
Tags: , ,

2 comentarios

  1. De todo el delirio (porque otro calificativo no se me ocurre) me quedo con la descripción de “la mujer sensual” y sus orejas transparentes O.o

  2. Hola Francisco,
    Creo que tienes un blog estupendo, te descubrí por el grupo que organizaste junto a Dionisio Fernández, sobre el centenario de la incorporación de las mujeres a la Universidad española.
    Tienes toda la razón que tenemos que conocer qué fue aquella etapa de la dictadura para poder pasar página, tenemos que saber.
    Saludos,
    Bara


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: